Tipos de puente en guitarras eléctricas

Tipos de puente en guitarras eléctricas

Introducción: el puente de la guitarra
La guitarra eléctrica es un instrumento que basa en gran medida su sonido en las vibraciones generadas y transmitidas por toda su estructura, y está compuesto de muchos elementos, con lo cual las conexiones físicas entre ellos determinarán en gran medida el sonido que va a desprender y el sustain que va a proporcionar.
Partiendo de esa base, lógicamente el puente de una guitarra juega un papel fundamental en la transmisión del sonido, puesto que es la conexión directa entre cuerdas (el primer elemento de la cadena de vibraciones) y el cuerpo de la guitarra.
A continuación, vamos a analizar las características principales, ventajas e inconvenientes de los tipos de puente más populares en el mercado: Puente fijo, puente trémolo y puente flotante.

Guitarras con puente fijo
Como hemos comentado, son el primer tipo de puente de guitarra que salió al mercado, cuando Leo Fender empezó a comercializar la Fender Broadcaster en 1950 (el primer modelo de guitarra eléctrica comercializado). Los puentes fijos permiten ajuste en altura y afinación, y se caracterizan por su simplicidad y buen sustain (puesto que conecta las cuerdas con el cuerpo de forma directa y robusta). Existen distintos tipos de puentes fijos, desarrollados por los fabricantes del sector a medida que ha ido evolucionando la producción del instrumento. Los más populares son los de tipo Hardtail, Ashtray, Wraparound, Tune-o-matic, entre otros.

Guitarras con puente trémolo o semiflotantes
Este tipo de puentes presenta un puente semi fijado al frente del cuerpo, y conectado a unos resortes elásticos que a su vez también se conectan al cuerpo por su parte trasera.
Permite al guitarrista, mediante la palanca de trémolo, reducir ligeramente la tensión de las cuerdas, modulando manualmente el tono mientras toca (haciendo que suenen ligeramente más graves). La unión semirrígida al cuerpo por su parte frontal hace que la palanca de estos puentes no pueda accionarse tirando de ella (el puente hace tope con el cuerpo), permitiendo la modulación únicamente en un sentido (empujando la palanca). Este mecanismo ha permitido desarrollar técnicas y expresiones con la guitarra que no se pueden realizar con un puente fijo.Existen dos variantes principales de este tipo de puentes: El puente trémolo sincronizado (o American Standard) y el puente tipo Bigsby.

Guitarras con puente flotante
También se conocen como puentes Floyd Rose, nombre del fabricante que patentó la tecnología, aunque la desarrolló con ayuda de Edward Van Halen. Este tipo de puentes no están rígidamente fijados al cuerpo, sino que se podría decir que “pivotan” sobre él en la parte frontal, y por la parte trasera están sujetos a él mediante resortes elásticos (sistema similar al puente trémolo). Se podría decir que el puente queda “flotando”, equilibrado por las tensiones recibidas por las cuerdas, y las recibidas por los resortes. Las dos fuerzas se compensan, manteniendo el puente en posición. Ofrece la posibilidad al guitarrista de, mediante una palanca similar a la de los puentes trémolo, tanto reducir como incrementar la tensión en las cuerdas de la guitarra (según empuje o tire de la palanca), modulando manualmente el tono mientras toca (haciendo que suenen más graves o más agudas). Dicha modulación puede llegar a ser mucho más extrema y versátil que en los puentes tremolo, ofreciendo una gama mucho más amplia de técnicas y sonidos.

Deja una respuesta